Avemarep  
 

 








 

 

Noticias

Enviar a un amigo Imprimir
Semana Santa: Tiempo marcado por la fe y creencias
Fuente:   El Sol de Margarita

La semana mayor es un tiempo de reflexión y devoción en todo el mundo, pero en la asunción se celebra con un sentido profundo de amor. Durante esos días las tradiciones, entre ellas las de palmeros y cargadores son muy valoradas. Los neoespartanos católicos se preparan para celebrar la Semana Santa, un tiempo... 

para conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. Aunque todas las parroquias de la región insular organizan actividades en paralelo, definitivamente el epicentro de estas fiestas religiosas es La Asunción en la cual se realizan una serie de eventos que atraen a los devotos, tanto que este año se estima la asistencia de al menos unas ocho mil personas

El párroco de la Parroquia Sagrario Catedral Nuestra Señora de la Asunción, Darío Salazar explicó que la Semana Santa es el tiempo cumbre de la Cuaresma, y en estos días se recuerdan los acontecimientos inmediatos de la muerte de Jesús.

“No nos quedamos en su muerte, sino a través de esta Jesucristo experimenta la muerte, vida y resurrección, que es el sentido mismo de nuestra fe. Jesucristo muerto y resucitado. El amor de Dios en Jesucristo su hijo que murió por nuestros pecados”.

Indicó que en cada día que conforma la Semana Santa, se le denominan días santos, porque la imagen de” Jesús en el huerto” invita a reflexionar en el sufrimiento de Jesús cuando sabe que será entregado, juzgado y sentenciado.

El Lunes Santo se contempla a “Jesús atado a la columna”, recibiendo azotes como “cordero llevado al matadero: manso, sin defensa, ofrecía la espalda a quienes lo golpeaban, las mejillas a quienes lo abofeteaban”. El Martes Santo “Jesús humilde y paciente” en el que experimenta el cansancio por los latigazos, los desprecios, por lo que debemos ver la acción de Dios en nuestra vida.

El Miércoles Santo es un día en que se mueve mucha gente en las parroquias, por que es cuando Jesús lleva la cruz y el pueblo se identifica como un pueblo sufriente, que espera librarse de tantas circunstancias que lo oprimen. Asimismo, el padre Darío Salazar dijo que la gente espera también el encuentro de la Virgen María con su hijo, así como muchas madres están experimentando ese sentimiento del reencuentro en estos momentos.

El Jueves Santo es el día que termina la Semana Santa, antes de las tres de la tarde cuando se inicia la liturgia de la institución de la Eucaristía más importante, la Eucaristía como signo de la presencia de Cristo Sacramentado entre nosotros para darnos vida, que el mismo signo de lavatorio de los pies que se hace en el sentido de servicio. “Muchas parroquias hacen ese día la procesión de Jesús crucificado, aunque hay un desfase en el tiempo”.

Salazar comentó que el Viernes Santo es el día de ayuno, oración y limosna, además de abstinencia, porque ese día se prepara la entrega de Jesús a la Muerte, suele hacerse este día la procesión de Jesús hacia el sepulcro. El Sábado Santo no hay liturgia durante el día, es tiempo de preparación para la Vigilia Pascual que se hace desde la noche y en algunas parroquias hasta la mañana. “Es la celebración gozosa de Cristo resucitado.

El Domingo conmemoramos el glorioso día de la resurrección del señor”, dijo el párroco Darío Salazar.

PALMAS

Uno de las organizaciones más tradicionales y religiosas en el estado Nueva Esparta es la Asociación Civil de Palmeros Asuntinos, la cual está conformada por católicos que se preparan cada año para cosechar las palmas que utilizarán los fieles en el Domingo de Ramos.

El presidente de la Asociación de Palmeros Asuntinos, Eduardo Marcano comentó que todos los años los miembros se preparan para la búsqueda de la palma real en el Cerro Copey, según la permisología que les otorgue Inparques.

Explicó que son 80 palmeros quienes subieron ayer al campamento Juan Martha Rivas que está ubicado a 300 metros sobre el nivel del mar, para subir hoy a la parte más alta del cerro a recoger las palmas que serán repartidas en todo el municipio para su bendición el Domingo de Ramos.

Marcano infirió que para ser parte de esta asociación deben tener un año de trabajo en beneficio de la comunidad y el ambiente. “Pueden ingresar una vez que demuestren el amor por la naturaleza, el amor por el ambiente y su protección”.

La labor de los palmeros asuntinos no se reserva exclusivamente a la recolección de la palma real, sino que también buscan retribuir al cerro lo que les da con el cultivo de la planta en viveros que tienen en la sede de la Asociación. “Una vez que el Ministerio del Ambiente a través de la providencia les otorga la permisología estos les colocan una meta de plantas que puedan retribuir a la montaña”.

Comentó que un equipo de palmeros sube al sitio para hacer un monitoreo de las palmas que tienen semilla, con el fin de bajarlas hasta la sede y pasarlas a viveros. “Una vez que estas germinan y tienen un tamaño correcto para trasplantarlas, se devuelven a la montaña y no se pierde el equilibrio ecológico”, refirió Marcano.

La meta que tienen los miembros de los Palmeros Asuntinos en esta Semana Mayor es traer a la capital de Arismendi unas 350 plantas, las cuales serán deshilachadas con el fin de que todos los fieles puedan llevarse un “gajito” bendecido a sus casas.

Luego de ser bendecidas, muchos fieles suelen colocarlas en algún lugar privilegiado del hogar y las utilizan como un símbolo sacramental, es decir, como “signos sagrados con los que, imitando de alguna manera a los sacramentos, se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la Iglesia” (Catecismo de la Iglesia Católica n° 1667).

CARGADORES

Otros de los personajes importantes dentro de la Semana Santa en La Asunción y en Nueva Esparta son los cargadores. Estos personajes de incalculable fe se encargan de llevar el peso de las imágenes religiosas que salen en procesión.

El presidente de Los Cargadores Asuntinos, Régulo Rafael Rivas dijo que tiene 64 años en este oficio y dijo que se unió cuando aún no se había creado la asociación. “Los cargadores eran de mi barrio en El Copey.

El encargado era Casio Sanabria pero por su edad se alejó de esto y me nombraron a mi como presidente, luego se formó la asociación un viernes santo de hace 27 años, y he sido presidente hasta la fecha”. Añadió que todo el tiempo hay jóvenes que se inscriben en la Asociación, pero deben cumplir con una serie de requisitos para que puedan llegar a cargar imágenes religiosas.

Lo primero es participar de las asambleas que realizan, en las cuales explican todo el trabajo y las pautas que deben cumplir. Los jóvenes tienen que ir a las procesiones para ver como son los pasos, luego van a las procesiones pequeñas para ir practicando. “Van a las ligas menores”.

Rivas afirmó que aunque en las procesiones se ve mucha gente llevando a los santos, quienes la dirigen son los esquineros y los cuatros laterales. “Los demás colaboran, pero no llevan el mismo peso y tampoco son los que dirigen los pasos. El ritmo lo llevan los tambores y trompetas.

En la procesión del Santo Sepulcro se debe tomar un tiempo de cinco horas desde la sede del Consejo Legislativo hasta la Catedral. Nunca nos hemos equivocado con ninguna procesión”.

Rivas pidió este año a los cuerpos de seguridad hacer una cadena humana para evitar que la gente se aglomere alrededor de la imagen y no se atraviesen a los cargadores para quitar las flores, o tocar la imagen, pues esto puede ocasionar inconvenientes.

TRABAJO

El alcalde del municipio Arismendi, Alí Romero Farías acotó que la Semana Santa es muy importante desde el punto de vista cultural y religioso, tradición que arranca con el Viacrucis y la recolección de las palmas. “Las tradiciones asuntinas en la Semana Santa han pasado de generación en generación. Son de mucho impacto para los asuntinos, por eso todos se suman a esta Semana Mayor con mucho fervor”.

Informó que este año han querido dar a la ciudad un regalo que simbolice el fervor del pueblo y la importancia de la Semana Mayor para los asuntinos. Romero agregó que el artista Moisés Paredes está pintando un mural en la calle Unión que contiene varios momentos importantes en la vida de Jesucristo.

“Es una obra realmente maravillosa que estoy seguro será del agrado de todos los asuntinos”. También hizo un llamado a los insulares a donar una orquídea para el altar del Nazareno.

Estas pueden ser entregada en la Casa de la Diversidad Cultural, esperan recoger al menos 1000 flores para decorar el altar de la representación de Cristo llevando la cruz.

Por: Mario Guillén Montero | @imathiox

Fuente: El Sol de Margarita

Volver al Boletin

<< Volver a la página anterior