Avemarep  
 

 








 

 

Noticias

Enviar a un amigo Imprimir
País en Crisis. Venezolanos atrapados, sin poder volar ni dentro de su propio país
Fuente:   Diario Las Américas - Christian G. Velasco

El exceso de aviones en tierra complica los vuelos internos de los pasajeros, mientras que los viajes internacionales están afectados por la deuda con las aerolíneas.

Como si no bastara con lo difícil que se ha convertido viajar a destinos internacionales, ahora los venezolanos deben lidiar con la merma de los vuelos nacionales debido al exceso de aeronaves averiadas en tierra que no han podido ser reparadas, ya sea por falta de repuestos o de los esquivos dólares para adquirirlos.

 “La situación es delicada”, afirmó el director de la Asociación Venezolana de Mayoristas y Empresas de Representaciones Turísticas, Julio Arnaldes, quien manifiesta su preocupación por lo que podría considerarse como otra baja en la calidad de vida de los venezolanos, de quienes dice: “Ahora deben viajar cuando se pueda o la situación del país lo permita, no cuando quieran por voluntad propia”.

Arnaldes afirma que el acceso a mecanismos para resolver los problemas mecánicos de las aeronaves complica el escenario. La consecuencia más inmediata es la baja en la oferta de asientos debido a su deterioro, lo que ha obligado a los pasajeros a utilizar los medios de transporte terrestres que han obviado en los últimos años, ante la inseguridad que se vive en las carreteras venezolanas.

“Vivimos en una crisis permanente. No hay otra denominación para todo lo que le ha sucedido en el mercado aeronáutico y de servicios en Venezuela. Estamos atrasados, y no podemos resolver de otras formas debido a lo burocrático que resultan los permisos de importación para abastecer el mercado nacional de los servicios a través de vías terrestres”, señaló Arnaldes.

Movilizaciones colapsadas Por la seguridad que brindan, los viajes aéreos dentro del país se han incrementado en los últimos años. Pero, tal y como señala Arnaldes, la actual restricción de vuelos colapsará los ya concurridos terminales aéreos.

Los pasajeros venezolanos pasan gran parte de un día en busca de asientos dentro de vuelos, que paradójicamente, tienen una duración máxima de 45 minutos para cualquier punto del país.

En los últimos siete años el mercado venezolano se había enfocado en el turismo internacional con montos de hasta 1.200 millones de dólares, explica Arnaldes, pero, que debido a los controles cambiarios y la acumulación de deudas por parte del Gobierno venezolano a las aerolíneas foráneas, los criollos habían cambiado sus hábitos por las trabas para viajar al extranjero.

No obstante, esta nueva situación interna se suma a una problemática que se mantiene en ascenso. “Se ha generado un círculo vicioso. Así se pague la totalidad de las deudas en el sector, a los pocos meses nos pondríamos ante otra deuda escandalosa. Eso no se podrá solucionar mientras no se corrijan las distorsiones internas”, finalizó.

cgutierrez@diariolasamericas.com @ChristianJohan

<< Volver a la página anterior