Avemarep  
 

 








 

 

Liderazgo y gerencia

Enviar a un amigo Imprimir
15/04/2018
Bendiciones que se esconden detrĂ¡s del rechazo y fracaso
Fuente:   Accion Preferente.com

El rechazo. La pérdida. El fracaso. Nadie apunta a llegar a este tipo de situaciones. Ningún atleta trata de perder, la meta de ningún emprendedor es irse a la quiebra. Pero, tal como si fuese un acto de misericordia divina, hay cosas positivas que se pueden encontrar en todo lo negativo.

De hecho, las personas exitosas suelen predicar lo valioso que se encuentra en el fracaso, tal como si de un evangelio se tratase.

Denis Waitley lo dijo bien. “El fracaso debe ser nuestro maestro, no nuestro sepulturero. El fracaso es un retraso, no una derrota. Es un desvío temporal, no un camino sin salida. El fracaso es algo que podemos evadir solo si no decimos nada, no hacemos nada y no somos nada”.

Lo que distingue a las personas exitosas es cómo responden ante situaciones negativas. Ellos se lamen las heridas, pero se quedan en el campo de batalla.

Ellos encuentran fuerza en sus cicatrices. Aquí les dejo 10 bendiciones escondidas para amortiguar el rechazo, la pérdida y el fracaso.

1. Vas a aclarar cuáles son tus pasiones. Muchos de nosotros luchamos a la hora de tomar una decisión. Las personas con energía creativa suelen tener su mano en varios pasteles. Pero, incluso una persona de muchos oficios sabe que existe un límite de cuán fina puede ser la capa en la que te esparces. Generalmente, el fracaso y la pérdida son los resultados de una pasión menguada. Te darás cuenta que ya no te sientes tan apasionado acerca de ese proyecto como lo estabas al principio. El efecto de reducir las cosas es positivo. A medida que vas despejando tu plato un poco, vas a hacer más espacio para lo que realmente te emociona y direccionarás tu energía a eso. Al enfocar tu energía es cuando eres más efectivo. El fracaso se deshace de lo superfluo.

2. Vas a descubrir nuevas habilidades. ¿Te acuerdas cuando George Bush esquivó con agilidad el zapato que le tiraron directo a su cabeza? Nadie sabía que tenía la habilidad para hacerlo. Sospecho que el tampoco lo sabía. Hasta ese momento. Encarar desafíos y soportar pérdidas te obliga a recolectar recursos y a desarrollar habilidades que sobrepasan tu arsenal. Por ejemplo, en los casos de “sansonismo”, situaciones cuando la gente se vuelve capaz de levantar vehículos para liberar a alguien atrapado, la situación negativa crea el aumento súbito de adrenalina que se requiere para actuar por sobre la capacidad de la persona. Las experiencias negativas hacen que respondamos de maneras que van más allá de lo que pensamos que era posible. El obstáculo nos hace señales para que lo superemos. Para estar a la altura de la situación, se requiere que exista una situación.

3. Vas a descubrir quiénes son tus amigos. Sufre una derrota y verás quien saldrá de la multid de Facebook para ayudarte a salir adelante. Por supuesto, todos están ocupados, pero nos hacemos el tiempo para las cosas que valoramos y que nos importan. “Estoy muy ocupado” se puede traducir como “No es tan importante”. Tocar fondo tiene formas de exponer cuáles son las relaciones sanas y genuinas y cuáles son las detrimentales. Vas a querer seguir invirtiendo en las personas que te cuidan las heridas y distanciarte de los que se mantuvieron silenciosos y alejados.

4. Revisarás tus puntos ciegos. Solo se necesita un accidente para que un conduntor nunca más olvide revisar sus puntos ciegos. Es una manera dura de aprender, pero algunos cambios de comportamiento solo pasan cuando hay un gran shock al sistema. Si bien hay hábitos y habilidades que todavía no has adquirido, los fracasos sirven para recordarnos de los hábitos y habilidades que sí tenemos, pero que somos muy flojos para implementarlos. Luego de sufrir un robo, nunca olvidarás cerrar la puerta de pantalla de tu casa de nuevo.

5. Vas a disminuir tu orgullo y arrogancia. Nadie es inmune al orgullo y a la arrogancia Decir que estás más allá del orgullo y la arrogancia es un poquito…para ser sinceros, es un poquito orgulloso y arrogante.Perder es el vaso de agua ideal para esa amarga píldora llamada el orgullo. Ese desagradable proceso hará nacer la humildad. La cual puede que sea la virtud más atractiva y lucrativa que cualquier persona pueda poseer. Tal como lo dice el conocido proverbio, antes del quebrantamiento es la soberbia; y antes de la caída la altivez. El rechazo y la pérdida intercambian el orgullo por la humildad y esta puede ser lo que te salve de una caída realmente perjudicial.

6. Vas a tener un cuero de chancho. Las canillas de los peleadores tailandeses Muay pueden romper bates de béibol. Las microfracturas producto de las horas que pasan pateando bolsas de entrenamiento se llenan de calcio, lo cual resulta en una densidad ósea anormal, al mismo tiempo que crece la fibra muscular como resultado de los microdesgarres ocasionados por el entrenamiento en el gimnasio. El refrán es cierto, el dolor trae las ganancias. El consejo básico para cualquier persona que esté saliendo tras su sueño es prepararse para el rechazo, el criticismo y los odiosos. Con cada golpe que tiran hacia tu dirección, te darás cuenta que no puedes complacer a todo el mundo, que el asunto suele tener más que ver con ellos que contigo y así el impacto va a empezar a disminuir.

7. Nunca más te vas a empezar a decir “¿qué tal si…?” La pregunta “¿qué tal si…?” puede causar que pases horas seguidas mirando por la ventana. Cuando sales en búsqueda de satisfacer esa curiosidad solo para darte cuenta que te has subido al avión incorrecto, el fracaso es la bendición que te hará despertar. Ya no vas a pasar la noche preguntándote sobre esa otra opción. La curiosidad puede incapacitar tu conciencia y distraerte de hacer el trabajo que debieses estar llevando a cabo. Pero, algunas veces al hacer las cosas que te persiguen es la única forma de silenciarlas. Al ver a su papá tomándose una cerveza, cuando Tony Robbins era un adolescente le rogó a su mamá que lo dejara probarla. No solo ella lo dejó, sino que le dió un paquete de seis y no lo dejó que dejara de beber hasta que se tomara la última gota. Desde ese día Tony nunca ha tomado otro sorbo de alcohol. Puede que el sabor de su propio vómito tenga algo que ver con ello.

8. Por fin aprenderás a pedir ayuda. Todas las personas que tienen una pasión y una ambición están trágicamente plagadas con un complejo de súper héroe. Eso se vuelve dañino cuando existen problemas por todas partes que te agobian y ves que te están alcanzando. Cuando la palabra “ayúdame” desaparece de tu vocabulario, la vuelves a encontrar al estrellarte y destruirte. Ahí es cuando te darás cuenta que la habilidad de delegar es crítica para tu salud y progreso. El dolor nos enseña a cambiar, pasas de ver que la ayuda es algo negativo, como una especie de debilidad, a reconocerla como algo positivo, que el éxito depende de tu capacidad de conformar un equipo.

9. Vas a volver a la pizarra. El fracaso te incita a involucrarte en interacciones. El proceso de reevaluar y reefinar produce mejores resultados. Como dice el dicho, ¿porqué arreglar lo que no está roto? Algunas cosas necesitan arreglo, pero rara vez se reevaluan las cosas antes que algo se rompa. Uno de los logros humanos más grandes es el nado de 177 km de Cuba a Florida, sin una jaula para protección de los tiburones. El único individuo en el mundo que ha logrado esta hazaña es Diana Nyad, de 64 años, en el 2013. Fué su quinto intento. Ella lo intentó una vez el 1978 y tres veces más, en el 2011 y en el 2012, antes de por fin lograrlo con éxito. Una de las principales razones por las que tuvo que abandonar su cuarto intento es que unas picaduras de medusas dejaron su cara hinchada e inflamada. En su último intento, en la noche, cuando las medusas salen a la superficie, se puso un traje de agua de cuerpo completo, guantes y una máscara. Ella falló, regresó a la pizarra, hizo algunos ajustes y por fin tuvo éxito.

10. Apreciarás tu éxito. Lo valioso y lo que es realmente importante se intensifican frente a las dificultades. Las celebraciones más importantes son a raíz de las batallas más árduas. Te darás cuenta que tu sueño no son solo arcoíris y mariposas. Si tu trayecto incluye levantarte después de caerte y luego sacudirte el polvo, la próxima vez vas a sentirte más inclinado a oler las flores y a expresar un poco más de agradecimiento cuando alcances la línea de llegada. Hay más de 14 “ochomiles” en la tierra, esta palabra significa el pequeño número de montañas que posee una altitud superior a 8.000 metros. Pocos reconocen el nombre Kangchenjunga, mientras que el Everest, que es solo 262 metros más alto, es un nombre familiar para todos.

Los fracasos y las muertes que han ocurrido al tratar de subir el Everest hacen de esta la escalada más respetada y celebrada. La amargura de cada fracaso añade dulcura a toda victoria.

Fuente: AccionPreferente

Volver al Boletín

<< Volver a la página anterior